Jean Antoine Lepine

Circa 1768


 

Reloj de plata lepine del maestro relojero Jean Antoine Lepine. En este reloj coinciden una serie de circunstancias muy atípicas que lo hacen especialmente interesante. En primer lugar que la tapa delantera de cristal es sustituida por una de plata y para ver la hora debe presionarse un pulsador quedando la esfera expuesta sin protección de cristal. En segundo lugar la caja es de construcción inglesa, concretamente del platero Thomas Harper I (registrado en Londres en 1790) y con los sellos ingleses de la plata esterlina y de estar hecha en Londres en 1802. En tercer lugar, la máquina de construcción francesa debe de ser aproximadamente de 1768 (40 años antes), ya que en ella figura la firma “Lepine hger du Roy AParis”. Hay que recordar que Lepine fue nombrado relojero del rey Luís XVI en 1766 y en 1770 inventó el calibre plano con puentes que lleva su nombre y desde entonces el que utilizó, siendo la de este reloj el anterior con escape tipo rueda catalina. En cuarto lugar, el tamaño es muy pequeño para los relojes de la época, tan solo un diámetro de 3,6cm la caja y 2,7 el movimiento. La caja de plata, en su cara externa del propio color y en su interior es plata dorada.

Jean-Antoine Lepine (1720-1814) Fue uno de los más grandes relojeros de todos los tiempos, famoso por la invención del calibre que lleva su nombre. Este calibre se caracteriza por la supresión del huso y el reemplazo de la platina superior y los pilares por puentes que permiten crear relojes mucho más planos y fáciles de desmontar. Inventor del escape "a virgule", de cajas de relojes sin bisagra, de un sistema de remontaje sin llave, fue el primero en realizar esferas con cifras arábigas, tanto para las horas como para los minutos.
En su honor, los relojes desprovistos de tapa delantera y con corona y colgante situados a las doce se denominan Lepine.
En 1744 se traslada a París, y es empleado por André-Charles Caron con el que formaría una sociedad (1756 a 1769) tras casarse con su hija.
En 1762 alcanza el grado de maestro relojero y en 1766 es nombrado Relojero Real, siendo el relojero de Luís XV, Luís XVI y de Napoleón Bonaparte.
Desde 1762 fue profesor de Abraham-Louis Breguet, con el que tuvo una relación de negocios durante muchos años. En el archivo Breguet relojes muchos se registran como “entregado por Lepine”.
En 1770 Voltaire (el escritor y humanista de la Ilustración) fundó una fábrica de relojes en Ferney y contrató a Lepine como director técnico y/o asociado. La mayoría de ebauches para sus relojes fueron hechos allí, al menos entre 1778 y 1782.
No se conocen relojes firmados como: Lépine y Caron ya que a pesar de ser socios mantenían una cierta independencia. Hasta 1766 firma los relojes como Lepine y desde esa fecha como Lepine Horloger du Roy Paris. Tuvo como clientela a parte de la aristocracia francesa, la de España, Inglaterra y Suecia e incluso George Washington 1º presidente de USA le solicitó un reloj.
Lepine realizó unos 6000 relojes, la mayoría en cajas de oro y muchos con piedras preciosas, por lo que en épocas de guerra y depresión económica fueron desechos y fundidos. Se calcula que sobreviven unos 200. Muchos de ellos en museos de todo el mundo.

 

Relojes catalino de la colección

 

Grandes relojeros