Google noal.es
 

Conceptos básicos de relojeria de bolsillo

De entrada lo que llama la atención en un reloj, es la caja y la esfera que es lo que lo hace más o menos llamativo, pero cuando uno se va introduciendo en el coleccionismo se comienzan a buscar fundamentalmente, las rarezas, complicaciones y la antigüedad. Por supuesto que el material también es importante ya que un reloj de oro de 18K suele ser más importante que otro de otro material, aunque no siempre es así, ya que como comentamos anteriormente, la rareza puede hacer que un reloj de un material menos noble sea mas cotizado que uno de oro.

Para definir un reloj, lo primero que hay que indicar es si es saboneta o lepine.

Reloj saboneta, en países anglosajones lo denominan hunter (cazador)

Llamado así por que recuerda una pastilla de jabón, tiene tres tapas abisagradas, una anterior que se abre presionando la corona y dos posteriores que protegen la maquinaria, la tapa externa y la denominada guardapolvos que cierra a más y da mas hermetismo a la caja, en estas dos tapas es donde se suelen acuñar los contrastes que indican material, año de producción, ciudad donde se hizo y otra serie de informaciones que mas adelante se verán.
En este tipo de relojes, la corona y la anilla de suspensión se sitúan a las tres.

Reloj lepine, en países anglosajones se denomina open face

Llamado así en recuerdo del relojero francés Jean Antoine Lepine, se caracteriza por carecer de tapa anterior precisando por tanto de un cristal más grueso y consistente que los saboneta para proteger esfera y agujas, colgante y corona se sitúan a las 12 horas.
Los anglosajones incluyen un tercer tipo de reloj, al que denominan side winder, se trata de un reloj con el aspecto de un lepine, sin tapa anterior pero con la corona situada a las 3 horas como los de saboneta.

Los anglosajones incluyen un tercer tipo de reloj, al que denominan side winder, se trata de un reloj con el aspecto de un lepine, sin tapa anterior pero con la corona situada a las 3 horas como los de saboneta, que en realidad son relojes originalmente sabonetas adaptados posteriormente a cajas tipo lepine.

Según el tipo de escape o mecanismo

El escape es el sistema que permite adecuar la frecuencia de la marcha del reloj, en esta colección están representados relojes con los siguientes tipos de escape:

 

Escape de rueda catalina, se denomina así en España en recuerdo a Santa Catalina que murió mártir en una rueda dentada de similares características, en Francia y en los países anglosajones se denomina verge. Es el más antiguo y perduró cerca de 350 años.

 

Escape de cilindro, este escape se compone de dos piezas la rueda y el cilindro propiamente dicho, es un tipo de escape utilizado mas antiguo que el áncora aunque coexistieron desde finales del siglo XIX y comienzos del XX.

Escape duplex, Inventado por Bautista Dutertre hacia 1730 y mejorado por Pierre Le Roy en 1759, que fabricó un escape realmente utilizable y que pudo ser montado en relojes de bolsillo.
Empezó haciéndolo de dos ruedas, una mayor y otra de menor diámetro, montadas una sobre otra; de ahí el nombre de «duplex» pero luego se resolvió por una sola.

Escape de áncora, en el que el impulso no es dado directamente al volante por la rueda de escape sino por una pieza intermedia, el áncora. Existen muchos tipos de áncora y es el escape mas frecuente en los relojes desde comienzos del siglo XX.

.

Funcionamiento de un reloj de bolsillo con escape de áncora

Sistemas de puesta en hora

Actualmente estamos acostumbrados a poner en hora el reloj por medio de la corona, pero evidentemente no siempre fue así.

A los relojes más antiguos se le cambia la hora por medio de una llave desde la cara anterior del reloj.

Mas tarde, el sistema de puesta en hora fue con llave desde su cara posterior.

En 1870 aparecen los relojes de cuerda desde la corona y cambio de hora por pulsador lateral, (invento de Jean-Adrien Philippe), desapareciendo casi definitivamente la llave.

En 1900 desaparece definitivamente la llave para darle cuerda y en 1910 desaparece casi definitivamente el sistema de pulsador lateral para la puesta en hora, realizandose estas funciones desde la corona.


La caja (carrura) y las tapas

Son partes importantísimas porque aparte de la función de proteger la maquinaria, esfera y agujas del reloj, forman parte del exterior del reloj y por tanto es lo primero que de el nos atrae, pero además en su interior aportan información muy util sobre el reloj, por ejemplo nos dicen de que material son, en ocasiones el año de fabricación, la ciudad ( en los relojes ingleses generalmente representado por una figura, por ejemplo Londres es la cabeza de una pantera), los premios que el reloj recibió en exposiciones, las personalizaciones que los propietarios originales firmaron en ellas, o incluso las reparaciones a que fue sometido a lo largo de su vida, ya que los relojeros acostumbran a firmar con fecha los arreglos a los que sometieron la maquinaria, todos estas informaciones sirven para datar el reloj y para calcular su valor.

Ciudad, fecha y reparaciones

Material

Personalizaciones

Premios

Arreglos

Casamiento. Se denomina de esta forma a una maquinaria a la que se le pone una esfera que no le corresponde, o se coloca en una caja de otra época.

Tabla para datar los relojes de plata de Londres (haz clic en la tabla para acceder al enlace)

Contrastes del oro en relojes americanos

Las agujas

Parte fundamental ya que sin ellas no podría indicar la hora (a excepción de los relojes digitales) es importante que sean de la época ya que un reloj con unas agujas que no corresponden a su estilo, rompe la estética de éste, mas adelante cuando se muestren los relojes se nombrará como se denomina gran parte de las agujas que portan.

La autoría

Habitualmente aparece el nombre del constructor en la esfera, generalmente bajo las 12h. Pero no siempre es así,  en muchas ocasiones el constructor firma la obra en la maquinaria acompañando su firma con un numero de serie, en otras ocasiones es la empresa importadora la que pone el nombre en la esfera a la pieza  realizada por otra firma

Reloj firmado por la empresa importadora

En otras ocasiones los relojes no informan del autor pero llevan una inscripción con la palabra “Brevet,” “Reg” o “ Patent” seguida de una cruz suiza hueca y de un numero, esto significa que el autor de esa pieza consiguió alguna mejora y que la patentó. Existe un libro de registros y por el numero se puede conocer al autor del reloj, en general los relojeros que realizan patentes es que son innovadores y por tanto las piezas que ellos realizan tienen mas valor.

Busquedas de patentes española

Busquedas de patentes alemana

 

La marca en relojería, como en prácticamente todo hoy en día, es importante para valorar una pieza pero eso no quiere decir que los que no la tengan no sean valiosos, así por ejemplo,  en el siglo XIX, existían artesanos suizos que de forma anónima montaban relojes en familia y aunque en ocasiones los marcaban con alguna señal, ésta hoy es indescifrable, estos relojes pueden llegar a alcanzar altas cotizaciones.

Reloj suizo anónimo

El tamaño

En Europa los relojes se miden en centímetros y milímetros sus cajas y en líeas sus máquinas (1 línea son 2,256 milímetros) con lo que es fácil saber que tamaño tienen; cuando se hace mención al tamaño en centímetros de la caja se entiende que es sin tener en cuenta la corona. Pero en Estados Unidos no se utiliza este sistema para designar el tamaño, allí se utiliza un número que lo define y éste se refiere al tamaño de la maquinaria no de la caja. Los números más bajos ( 0 y 6) corresponden a relojes para mujer y  los más altos a los de hombre  (12,16 y 18 ) siendo el ( 8 ) un tamaño mal definido y el (10 ) un reloj para hombre puesto de moda en los años 40 cuando las mujeres no utilizaban relojes de bolsillo. A continuación pongo una tabla para hacerse una idea del tamaño de los relojes en USA, o mejor dicho de sus movimientos.

denominación del tamaño

Tamaño en pulgadas

18

1 23/30 [1,8]

16

1 21/30 [1,7]

12

1 17/30 [1,566]

10

1 ½ [1.5]

8

1 13/30 [1,433]

6

1 11/30 [1,366]

0

1 5 / 30 [1,166]

 

 

Modelo y grado

Se define como modelo el diseño general del reloj, como el tamaño, disposición de los puentes, numero de rubíes y grado a las variaciones menores dentro de ese modelo, en los relojes americanos estos grados se denominan en ocasiones con el nombre de personas que trabajaron en esa compañía de relojes, personajes históricos, líneas de ferrocarril y otras muchas formas, aunque en ocasiones también se definía el modelo por el grado que se había hecho mas famoso, como por ejemplo el Hamilton 992 (reloj de ferroviario)

Hamilton 992

Los rubíes

El movimiento en el reloj se debe a una serie de ruedas con sus ejes que se ajustan en unos agujeros en las planchas, si no hay nada que lo proteja, el roce continuo de metal contra metal produce un desgaste y éste un desajuste en el funcionamiento de la maquinaria. Para evitar el desgaste y disminuir la fricción es por lo que en los extremos de los ejes se colocan diminutos rubíes bien naturales o artificiales.
En principio los relojes de bolsillo no tenían rubíes porque este concepto no había sido inventado; a mediados de 1800 un reloj con 6 ó 10 rubíes era lo habitual y uno con 15 era de alto grado; en el siglo XX los relojes de bajo rango tienen sobre 7 rubíes, los de medio de 11 a 17 y los de alto rango de 19 a 21, aunque relojes calendario, cronógrafos, cronómetros o relojes de sonería pueden llegar a los 32.
En general un reloj con un alto número de rubíes es de más calidad, pero esto no es una verdad absoluta.
En la colección que luego seguirá hay algún reloj de inicios de 1800 que en el eje central en lugar de rubíes tienen un diamante.

.

Ajuste en un determinado número

Esto significa que fueron calibrados especialmente para que si varían las condiciones de temperatura y posición del reloj, éste se mantenga ajustado. La mayoría de los relojes de ferrocarril se ajustan en 5 posiciones.

Cronómetro y cronógrafo

Se denomina cronómetro al reloj dotado de un certificado oficial, extendido por una oficina estatal que funciona por lo general en un observatorio cronométrico. El reloj que aspire a tener ese certificado, ha de superar con éxito una serie de pruebas de alta precisión. (Puede que un reloj con este certificado de cronómetro, sea además cronógrafo)

 

Se denomina cronógrafo al reloj que permite hacer mediciones parciales de tiempo. Existen dos tipos de cronógrafos: los que solamente son cuentatiempos y que por tanto, no siguen la hora y los que siendo relojes con sus agujas de hora y minutos, tienen incorporado también ese mecanismo. Se caracterizan unos y otro en tener una aguja central denominada “pelo”, que da vueltas circular en un minuto, a deseo del usuario, aislando un tiempo y llevando cuenta de él. La siguiente mejora que se produjo en los cronógrafos fue la incorporación de la aguja recuperadora “ratrapante” o desdoblante, que permitía conocer y medir dos tiempos a la vez. El primer cronógrafo apareció en el año 1862 basado en una invención de H.F. Piget.

Relojes de ferroviario

El 19 de abril de 1891, un operario del ferrocarril, sufrió un retraso en su reloj de 4 minutos, esta avería resultó fatal para el trafico ferroviario, produciéndose un accidente en el que hubo 9 muertos, esto ocurrió en Kipton, Ohio, tras esto se formó una comisión para crear unas normas para todos los relojes de ferrocarril en todas las vías férreas americanas.
Los ingenieros fueron llamados a construir un reloj que fuera increíblemente fiable, tan solo se le permitía una variación de 30 segundos a la semana. Se consiguió este reloj a comienzos del siglo XX; un reloj, que además de mantener la hora exacta, lo hacía tanto en situaciones de frío como de calor; al inicio era requisito un mínimo de 15 rubíes ya que todas las ruedas debían de llevar rubíes para evitar el desgaste por el uso constante, pero las normas fueron evolucionando y cada vez eran mas estrictas: el tamaño debía de ser el 16 ó el 18, grandes números arábigos, el sistema para el cambio de hora mediante tirador lateral y corona para evitar que el darle cuerda accidentalmente se cambiara la hora. Posteriormente en 1930, solo se aceptó el tamaño 16 y debían de tener un mínimo de 19 rubíes, además el ajuste debía estar al menos en 5 posiciones para evitar que en situaciones de frío o calor hubiera desajustes en la marcha del reloj, varias empresas construyeron relojes de este tipo, incluso con 21 y 23 rubíes y ajustes en 6 posiciones.
Estos relojes son especialmente valorados por los coleccionistas. Muchos opinan que con los relojes de de ferrocarril, el reloj de bolsillo alcanzó la cima del desarrollo. Existen muchos relojes con locomotoras y otras imágenes relacionadas con los trenes a la venta pero que no reúnen los requisitos para ser considerados relojes de ferrocarril, ni en su día fueron aceptados como tal y que se ponían a la venta por el prestigio que los auténticos ferroviarios tenían.